Las islas más sexys para escapar de la civilización

lunes, 17 de noviembre de 2008

¿Quién no ha soñado alguna vez (o más de una) con perderse en una isla desierta?


Lo cierto es que el paraiso se representa en forma de pequeño cayo de blanca arena, rodeado de un mar turquesa y algunas palmeras donde descansar a la sombra. Pero este paraíso a lo náufrago no suele ser suficiente, estamos tan acostumbrados a la actividad, el bullicio y la necesidad de que nos sirvan ocio y diversión, que las islas más solicitadas suelen ser las que combinan esta imagen de postal idílica con todo lujo de placeres y diversiones al alcance.

La revista Forbes suele publicar listados de estas islas cada año y daría para más de un post, de manera que hemos escogido algunos de estos pedacitos de tierra, meca de las fantasías de los habitantes de las grandes ciudades.

Bora Bora en la Polinesia francesa





Bora Bora es un atolón en la Polinesia Francesa. Está al noroeste de Tahití, en el archipiélago de las islas de Sotavento. El atolón que la rodea está salpicado de islotes y el aeropuerto está construido en uno de ellos. Al aterrizar, los pasajeros son recibidos por grupos de vahines que les cuelgan collares de flores y les dedican las palabras de saludo de las islas

La popularidad de Bora Bora también se nota en los precios de alojamiento: en temporada alta, el mínimo por noche en la mayoría de los hoteles es de 678 dólares.

Ibiza en España

En Ibiza lo mismo se puede encontrar una boutique de diseñador abierta a las dos de la mañana, que turistas trasnochados saliendo de una discoteca a las cuatro de la mañana para dirigirse a un after. Es sinónimo de diversión, locales de moda y grandes discotecas.

Pero en Ibiza también se pueden encontrar algunas de las mejores playas de las islas Baleares.

Santorini en las Islas griegas

Se ha dicho que los atardeceres en Santorini son los más bellos de la tierra. Con la imponente vista del volcán y las extensas playas de arena negra contrastando con el cielo azul intenso, se crea fácilmente la ilusión de haber sido transportados a un lugar irreal.



Una de las atracciones principales es realizar visitas al volcán, o la playa roja de Akrotiri, llamada así por el color de la lava de la que está formada.

Santa Cruz en las Galápagos

La segunda isla más grande del archipiélago ha sido considerada un museo natural viviente y escaparate de la evolución.

Una de sus características más especiales es la increíble variedad de animales que viven en la isla y no extraña ver a una familia de pingüinos en sus costas o ver zambullirse a un león marino.

Gracias al esfuerzo de conservación, la isla se mantiene relativamente virgen y las reservas naturales ocupan una buena parte de esta isla, que junto a sus hermanas las Galápagos inspiró los estudios de Darwin.

Ko Samui en Tailandia

Ko Samui ha perdido gran parte de su ambiente hippie y de comunión con la naturaleza que tuvo hace veinte años. Durante este tiempo, la electricidad llegó a la isla y también los complejos hoteleros, que se han instalado en sus costas de la isla tailandesa. En el archipiélago apenas quedan restos de su pasado bohemio y místico, aún presente en algunas celebraciones como las grandes fiestas de la luna llena en Ko Phagnan.



A pesar de todo, aún no ha llegado a saturarse, y si uno busca tranquilidad la puede encontrar en las playas más alejadas de los núcleos urbanos y de los grandes resorts. Hay alojamiento en cabañas a pie de playa bastante económicos y el paisaje sigue siendo espectacular.

Vía | 3viajesaldia

1 comentarios:

Gato Papafritero dijo...

Hola Karen, te informo que ya agregue tu pagina a la mia TIEMPOS DE VIAJES weblog te he agregado en la sección ENLACES RELACIONADOS.
Te dejo un saludo y que estes bien.